miércoles, 8 de abril de 2009

Convicción o formalismo

Hace unos momentos, tuve una de las clases más interesantes, por no decir inspiradoras, en los pocos dias que llevo estudiando en la Universidad. Si bien el tema central estaba basado en la relación de los textos bíblicos con la tradición judía, y la manera en que la inspiración era vista en los tiempos bíblicos, mi atención se centró en lo que comenzó a la segunda hora: una tertulia relacionada con diferencias de opinión, y cierta información de origen dudoso.

Todo comenzó con problemas que tienen que ver la estética (que si los dibujitos son paganos o no, y otras cosas), para luego dar un salto y llegar al tema del ecumenismo, y encontrar un punto de equilibrio en donde la Iglesia Adventista pueda estar cimentada...

Y sin tratar de ahondar en todo lo que se comentó, sólo quisiera resumir todo lo que se dijo en una idea central: deficiencias en forma y fondo. Ciertos detalles que me llamaron mucho la atención, y en los que acertadamenten el profesor hizo énfasis: estos problemas son típicos de 1º de Teología, y nos preocupamos más por cuestiones preconcebidas, que por permitirnos aprender más acerca de los temas que nos inquietan.

Es innegable que necesitamos una mayor comprensión de la Biblia, y sobre todo, una mejor relación con Dios, aunque también necesitamos eliminar ciertos prejuicios que obstaculizan nuestro crecimiento.

La disyuntiva generada tenía que ver con temas varios: desde mensajes subliminales en la lección de E. S., hasta detalles menores con respecto de las tradiciones, su origen, y la forma en que afectan nuestra vida diaria. Y a través de una breve, pero sistemática explicación, el profesor Armenteros nos explicaba cómo se han generado falsedades a partir de seudoinvestigaciones...


Como conclusión personal, me di cuenta que muchos de nosotros, y no me excluyo, estamos más preocupados en cuestiones de forma, y no en las de fondo, que deberían atraer nuestra atención. El definir si la estética de los dibujos es la correcta, o si el uso de ciertas imágenes puede ayudar a atraer a personas de otras denominaciones al estudio de la Biblia, son cosas superficiales. El problema se encuentra en el motivo por el cual estamos inquietos ante este tipo de detalles.

Lo que debería preocuparnos sería nuestra relación con Dios, la manera en la que los demás conocen a Dios, y no tanto en pequeñeces que nos absorben tiempo, pero que no solucionan nada de forma definitiva.

"Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; porque tal remiendo tira del vestido, y se hace peor la rotura.
"Ni echan vino nuevo en odres viejos; de otra manera los odres se rompen, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente."
Mateo 9: 16, 17

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada